8

La fiesta de Zoe estaba toda preparada excepto dos detalles que aun le faltaban por resolver. 1º y mas importante si todas sus amigas tenían novio a excepción de Zoe que tenía a Guille dispuesto a todo ella que iba a hacer en la fiesta. No quería decir nada porque tampoco les quería fastidiar la fiesta pero le gustara o no lo había que hacer por fuerza. Y la segunda que se iba a poner ésa noche. Ningún vestido le convencía, demasiado largo, demasiado corto, demasiado escotado y Mery no tenía una delantera demasiado grande, demasiado elegante. Demasiado, demasiado, demasiado…
Abrió el armario de su habitación en busca de ideas. Tan solo abrir la puerta se cayó una caja de ropa de cuando era más pequeña que tenia en la parte baja. Aquello parecía una leonera, o peor. Siempre tocaba todo y lo dejaba patas arriba, era especialista en eso. Decidió ordenarlo un poco. De repente se encontró una falda del verano ¡Ya esta! Me compraré una falda alta, las que venden en el zara y muchos otros sitios. Me pondré unos zapatos con un tacón de vértigo una camiseta a conjunto sencilla y un colgante!
Tiró la falda que había recogido y se estiro en la cama. Ya había resuelto aquellos dos problemas que le faltaban. “Misión cumplida, cumpleaños perfecto allá vamos” Se dijo a si misma.

La fiesta comenzó a las nueve en casa de Ann. Los padres de ésta estaban de viaje y no iban a volver hasta dentro de dos días. Toda una sorpresa para Zoe, que pensaba que tan solo irían ella y sus cuatro amigas de cena. Algo poco especial quizás, pero divertido, pues iba a estar con sus grandes amigas. Estaba todo decorado, centenares de globos, confetis, la música, comida y algo de bebido alcohólica. La gran sorpresa llegó cuando le fueron a buscar a casa. -¡Zoe corre, sal! Corre que te lo pierdes, ¡Mira mira!- y en cuanto Zoe salió por la puerta le cogieron y le taparon los ojos con una bandana roja, y sin parar de reír la llevaron hasta casa de Ann.-¡¿Que hacéis chicas?! ¿Donde me lleváis?, venga que estoy en pijama no me hagáis esto. Hay por favor. ¿Y si me ve alguien por la calle que? ¡Os mato! –no paraba de forcejear. Le llevaron casi a la fuerza, divertidas, extasiadas. Entradas ya en la casa, se quitaron el abrigo, y justo en el momento en el que ya conseguía ver algo porque sus amigas le habían quitado la bandana, un conjunto de personas le gritaron y cantaron el "cumpleaños feliz". "¿Pero cuánta gente había allí? ¿Sus amigas estaban locas? ¿Y los padres de Ann? Dios, ¡Que locura!". No se lo podía creer. Había un montón de gente. Todos conocidos. Algunos muy amigos y otros no tanto, pero gente que antes o después había significado algo para ella. Sus dieciséis años comenzaban fantásticamente. Música, algo de alcohol, también tabaco, ilusiones, esperanzas, amor, sonrisas, regalos. Todo perfecto. Apenas le dio tiempo de dar las gracias y decir unas pocas palabras cuando la música empezó a sonar a todo volumen. No había problema, Ann vivía algo alejada de la ciudad y los únicos vecinos que tenía no estaban casi nunca en casa.
-¡ZOEE! ¡Hay un problema grave no, gravísimo!-Le dijo Ann a su amiga.- Hahahaha, gravísimo creo que no existe Ann. Todo está perfecto, ¿no lo ves? Oh… no… ¿Vienen tus padres? -Empezó a asustarse un poco.-No no, eso no es. Mírate, ¡no tienes ropa!-¡AAAH! Es cierto, con tantas sorpresas ni me había dado cuenta…- A ver, vamos a mirar en mi armario que seguro que algo hay…- Subieron las escaleras al segundo piso, donde se encontraban todas sus amigas escondidas dentro de ese pequeño armario…-¡Ayyy! ¿Quien me ha pisado? – Dijo Mery escondida en el armario con sus otras tres amigas.-Chicas comienzo a quedarme sin aire- dijo con dificultad Jess.-Chhhsss. Que ya vienen.- Susurró Amaia dando un pisotón a cada una.(…)
-Ve mirando por el armario Zoe, yo miraré por los cajones. Encontraremos algo seguro, ya lo verás.Zoe abrió el armario, y fue tal el susto que casi se cae al suelo…
-¡SORPRESAAAAAAAAAAAAAAAAAA! ¿Que te pensabas? ¡Faltaba nuestro regalo!- ¡OHHHHHHHH! Chicas…-derramó una pequeña lágrima- no tendrías de haberlo hecho, ¡Era súper caro! - ¿Y qué importa eso ahora? Corre, póntelo y deslumbra. Abajo hay miles de personas que quieren verte. ¡Es tu fiesta! Tu día.

1 comentario:

Just walking into a dream dijo...

Me encanta esta historia , me entanta como escribes sige con esta y con la de julieta por favor.
un beso muy grande ^^