Una dosis de realidad.



Erase una vez un patito feo que no se convirtió en cisne, fin.

1 comentario:

Annie Montauk dijo...

Pues yo creo que tú eres un cisne con los ojos muy bonitos :)