Recuerdos de aquella princesita


Envidio a esa niña que era antes, esa que aún guardo en mi interior. Esa niña que lo veía todo bien, que todo le parecía tan fácil y con una sonrisa lo arreglaba todo, esa que tenía mil y una mejores amigas y con una cura sana las penas pasaban. Que sí, se enamoraba, pero del primero que pasaba por su ventana. Que cambiaba de novio tantas veces como días tiene la semana. Cando la vida era como en los cuentos de hadas, cuando creía en la magia y las hadas, en los ogros i el monstruo de debajo de la cama. Quiero volver a tener esa ilusión por la vida, esa ilusión de despertarme el día de reyes, de ser feliz sin necesitar un motivo.Que no era como ahora, que con una canción me dormía y no me pasaba hasta la madrugada llorando en la almoahada, que no necesitaba disimular mis sentiminetos, que nada de esto importaba. Envidia de esa niña que un día se refugió en mi interior, quien sabe porqué, el miedo a crecer?

2 comentarios:

Dara Scully dijo...

Si fuéramos siempre niños la rutina se comería la magia de aquello.


miau
con
falda
de
tul

perhaps dijo...

pero volver a ser niños por un dia no estaría mal.