Nunca busques la felicidad en algo que te produce más daño que la propia felicidad que te puede dar.


Sufrir por todos los anelos que sientes. Lejos de esas carícias interminables. Te paras a ver la vida y és como una corta pero intensa calada que poco a poco vas dejando salir el humo dibujando indescifrables dibujos. Te das cuenta que el tren partió sin tí y es tarde para subir. Buscar recuerdos, huellas imposibles de borrar en el viejo baúl de tu corazón.




1 comentario:

andre dijo...

sigo pasando por esas cosas!