Se encienden las cenizas de un amor que nunca fue.

Puede que consiguiera apagar las llamas de este amor que sentí, pero las cenizas nunca se fueron, i hoy, cuando el frío del invierno ataca, se vuelven a encender…


Puede que el tiempo haya hecho olvidarme del tacto de tus manos y de la abertura exacta de tu sonrisa, porque dicen que el tiempo cura las heridas… pero deja la cicatriz. Y hoy me escuece esa cicatriz de amor; tengo ansias de tenerte en mis brazos, de sentir tu calor corporal. Notar como tu respiración me erica la piel.
Son pocas las esperanzas que me quedan de un amor que nunca fue, pero el corazón no entiende a la lógica y sigue ardiendo en cada latido cuando te tiene cerca. Estúpido corazón quien te dio permiso para enamorarte otra vez, no me sirve la vana excusa de que estas sediento de amor porque lo único que provocas es conseguir romperme otra vez.

2 comentarios:

Belén. dijo...

Me encanta. Es precioso. Además yo también siento eso mismo ahora.
un beso :)

Belén. dijo...

Muchas gracias por tu comentario:)
nos seguimos leyendo^^